13 de septiembre de 2009

Humor animal

Cada vez me sorprenden más las capacidades de los animales, y esta vez es su sentido del humor. Ya antes, observando a algunos animales, sabía que podían desarrollar funciones mentales similares a las de los humanos, pero el sentido del humor??? Aunque bien pensado, quien tenga un gato como es mi caso, habrá visto que muchas veces se esconden para que los encontremos, y parece que se divierten cuando los buscamos y les perseguimos.
Como todo aquel que se interese por el estudio del comportamiento animal (etología) hay que saber que se debe tener cuidado con asociar una capacidad típicamente humana a un animal, ya que aunque nos parezca que el animal la tiene, puede ser otra cosa distinta. Por poner un ejemplo, un perro puede estar “apenado” por la muerte de un miembro de “su familia humana”, pero es eso o en realidad no está tan activo porque el ambiente de la familia es más triste?? Es un ejemplo bastante simple pero me permite haceros ver lo complicado que puede ser diferenciar científicamente si un animal puede tener o no sentido del humor. Pues bien, a continuación os voy a explicar dos casos de posible sentido del humor en animales que me han llamado la atención.

El primer caso se trata de unas urracas que vivían en una jaula exterior donde tenían mucho tiempo libre. Se ha visto que los córvidos (cuervos y urracas entre otros) y los loros pueden desarrollar una gran inteligencia y memorizar gran cantidad de signos acústicos. Pues estas urracas memorizaron los sonidos de llamada que la criada de la casa hacía a las gallinas para anunciar la hora de comer, así que cuando veían a las gallinas tranquilamente descansando en la sombra, las llamaban tal como lo hacía la criada y esperaban para ver como las gallinas llegaban buscando comida y no encontraban nada. Pero no contentas, también aprendieron a hacer lo mismo con los perros, ordenándoles alternativamente que vinieran y se fueran, imitando las voces de los amos. Y por último aprendieron el nombre de un amigo de la familia, de tal forma que cuando el hombre se montaba en el coche y estaba a punto de doblar la esquina, lo llamaban, haciéndole regresar una vez tras otra para saber quien le había llamado. Podríamos considerar que son unas urracas muy bromistas.

El otro caso corresponde a la gorila Koko, la cual ha sido capaz de aprender un gran número de palabras a través del lenguaje de signos, entre otras cosas (como cuidar de su propio gato). Esta gorila aborrecía a uno de sus cuidadores, Ron, el más severo (me recuerda a muchos niños con sus profesores, jeje), y una vez le preguntaron quien era Ron?, a lo que contestó “diablo estúpido”. También le preguntaron qué era gracioso para ella, a lo que nuevamente respondió con ironía: “Koko quiere a Ron”, para a continuación dar un beso al cuidador, cosa que nunca había hecho hasta ese momento con ese cuidador.
Y así podéis encontrar muchas anécdotas de este tipo, y podréis ver que los animales tienen capacidades que desconocías, no tan solo el sentido del humor, puede que sea la capacidad de sentir emociones, de divertirse, de pensar con lógica, o la conciencia,… cosas que consideramos exclusivamente humanas. Pero también me gustaría qué pensarais, si un animal puede tener capacidades mentales humanas, también puede tener otras capacidades exclusivamente de su especie y que nosotros no hemos desarrollado, tal vez nos estamos perdiendo algo que los animales sí pueden hacer. Poneros en la piel de un simio que no puede reconocerse en un espejo, o de un lagarto que no siente el afecto que hay en un fuerte abrazo, pero tal vez ese simio o ese lagarto puedan experimentar otras cosas que nosotros nunca podremos.

8 comentarios:

Lobo Atento dijo...

jaja, que fuerte lo de las Urracas!!jaja, menuda manera de marear a las gallinas...

Saludos!!

Leona dijo...

Hola Oso!!!!
Me está encantado tu manera de empezar a escribir en el blog... me gustan muchisimo estas historias q cuentas, q pasada! q tierna la gorila!
Me has puesto a pensar q nos podríamos perder....aiiis!
Un abrazo, te sigo leyendo :P

Gracii dijo...

Holaaa!
Yo tambien te sigo leyendo,pero cuando vuelva en diciembre xDD
que empiezo segundo y debo empezar y acabar bien :)
Bienvenido!!
besoss!

Osa Mimosa dijo...

Menudas historias...
Te seguiré leyendo.
Un besoo!

Oso paciente dijo...

Hola, gracias por pasaros a todas¡¡¡ Espero que os gusten las cosillas que voy contando, aunque a veces me enrolle, jeje

Y Graci, a estudiar, que el 1 de diciembre te quiero ver por aki como un clavo, jeje.

Un besete

Sofía dijo...

Hola Oso!!!
Me encanta tu blog!, en especial este posteo. Muchas veces las personas olvidamos que los animales pueden llegar a sentir cosas tan humanas.
Te felicito!!!!

Sofía

Estrella dijo...

jaja, que gracioso, un gorila con un gato, jaja, bueno, yo le regale un gato a mi gato, pero no lo cuida :S, jajaja, que cosas curiosas!

Belén Manrique Castaño dijo...

que curioso gracias por divertirme con anécdotas tan originales